GABRIELLA

SCARPA

Celebrar un Centenario significa hablar a la Historia con la propia historia. La historia de ACQUA DI PARMA es Parma. Colonia de Acqua di Parma nació como expresión del estilo, de la elegancia refinada y discreta, de la pasión por la cultura de un aristocrático parmesano que no encontraba en el mundo ningún perfume que sintiese suyo. Por eso, Colonia es mucho más que un perfume: es un estilo de vida. Del mismo modo que Parma es mucho más que un lugar: es una manera de ser.

Entonces, ¿qué es Parma?

Es la capacidad de crear belleza, gusto, cultura con inteligencia y con la manera elegante que solo la antigua tradición de estilos y de cultura sabe tener. Parma es la síntesis entre los valores que hacen que Italia y el estilo italiano sean admirados en el mundo y la extraordinaria habilidad de las manos, de la creatividad, del talento de los artesanos italianos que el mundo nos envidia. Parma es la Italia de la que estamos orgullos, la Italia que enseña al mundo la elegancia, la cultura, el estilo. Acqua di Parma ha llevado al mundo todo eso, y lo ha conquistado.

Y, por tanto, hemos elegido celebrar la ciudad de Parma. Pero ¿cómo?

He reflexionado mucho sobre esto. Parma es un lugar tan extraordinario que hace necesario un punto de vista extraordinario. Algo que no se haya hecho antes: esto es lo que Parma se merece. Caminando por sus elegantes calles, enamorándome de los frescos de sus magníficas iglesias, de sus discretos palacios de un amarillo que en la paleta de colores del mundo lleva el nombre de “Parma”, respirando el aire florido que sale de los felices campos que rodean la suntuosa gloria de la ciudad, he empezado a comprenderlo. Parma no es una ciudad.

Es un lugar del alma. Es la elegancia de un estilo único, y es la cultura.

La enorme y poderosa cultura italiana impregna cada ladrillo, cada piedra, cada perspectiva de Parma. Parma ha sabido vivir su tiempo proyectándose contemporáneamente hacia el futuro. Parma ha sido la Corte más sofisticada de Italia y, al mismo tiempo, la más pequeña. Parma resplandece en las pinturas de Correggio, de Parmigianino, en las molduras de sus fachadas, en el encanto de las estatuas que danzan en el cielo, alzadas sobre techos del color de las rosas, sobre las cornisas y las balaustradas de las terrazas. Sin embargo, también ha sabido crear la maravilla revolucionaria de la más moderna de las tecnologías, el automóvil que se conduce solo de VisLab, ante el cual se ha rendido Silicon Valley. Parma es el púlpito de la gran música, el triunfo de Verdi, el esplendor de un Teatro que eclipsa por gracia y elegancia los más famosos teatros de ópera del mundo. Pero es también escenario de obras de arquitectura contemporánea que han creado escuela: el Puente de una sola arcada, el TeatroDue, el palacio de la EFSA, la Autoridad europea en materia de seguridad alimentaria. Parma florece de iglesias monumentales, desde la más antigua Edad Media hasta las obras maestras románticas de la decoración del Ottocento. Pero ha sabido transforma una de ellas, espléndida, en un Laboratorio de Ingeniería del Sonido sin parangón alguno en el mundo. Parma ha dado nombre a un Artista que tiene un lugar entre los más ilustres personajes, el Parmigianino, pero ha sabido también pedir a un artista contemporáneo como Claudio Parmiggiani que le desvele sus misterios, encargándole instalaciones que han configurado la historia del arte del tercer milenio.

Parma sabe crear el futuro con el orgullo del pasado. Y sabe hacerlo con la misma, única e irrepetible clave de estilo: la elegancia.

Así, para celebrar Parma, eran necesarios dos talentos especiales. Dos nombres capaces de crear elegancia y cultura, y de encarnar, ellos mismos, elegancia y cultura. En un juego de espejos que multiplica y refleja la fascinación de esta ciudad que lleva al mundo el mensaje de nuestra Italia creadora de belleza y de cultura. He elegido, sin vacilación alguna. Giovanni Gastel es desde hace muchos años el magnífico creador de la imagen de Acqua di Parma. Ha plasmado en nuestra comunicación el sello de su elegancia y de su cultura, encarnando perfectamente en sí mismo los valores sobre los que se basa nuestra firma. A Giovanni Gastel, Artista antes que fotógrafo, admirado Maestro de la mirada, hemos pedido que nos muestre Parma tal como es. Una línea fascinante entre Pasado y Futuro. Una historia que se entrelaza y se fusiona con las líneas y los elementos arquitectónicos, atravesando los siglos con la fuerza de su inspiración. A Antonella Boralevi, apasionante escritora de reconocido prestigio, podríamos haber pedido que escribiera nuestra historia. Muchas firmas lo han hecho: han publicado un libro que tenía como objeto el nacimiento y el desarrollo de la marca.

Sin embargo, nosotros queríamos algo diferente. Algo que no se hubiese hecho antes.

Y, por tanto, hemos pedido a Antonella no una historia, sino una emoción. Le hemos encargado una novela. Una acción paralela a la de aquellos grandes comisionistas de la historia de Parma, reyes, abades, príncipes, monjes, la Archiduquesa María Luisa, que han regalado a la ciudad, a Italia, al mundo el esplendor de esta ciudad extraordinaria y todavía secreta. Las fotografías de Giovanni Gastel y la novela de Antonella Boralevi son un único Volumen y una única Muestra extraordinaria. Tienen un único título: Essere Parma. Lo que Giovanni y Antonella han conseguido hacer es un milagro de la inspiración y del genius loci. Es la prueba de una sintonía absoluta entre dos Voces artísticas que, cada una con su talento, se integran creando belleza. Leyendo las fascinantes páginas de la novela de Antonella se viven en la piel y en el corazón las emociones que las extraordinarias y potentísimas fotografías de Giovanni regalan a nuestra mirada. Es un doble viaje y, al mismo tiempo, único, de la mano de dos artistas que ambos, desde perspectivas diferentes pero sinérgicas, han recreado para nosotros la maravillosa experiencia de la elegancia y de la cultura que Parma encarna.

Así, con auténtica alegría y orgullo, confío a Vosotros, lectores y visitantes, este volumen y esta exposición. Porque lo que Parma encarna, ACQUA DI PARMA lo hace vivir a quien elige el estilo de la gran cultura y de la elegancia italiana que conquista el mundo.

Gabriella Scarpa
Presidenta de Acqua di Parma